El Testimonio



La R.A.E. es muy ambigua al dar una definición de testimonio. Por un lado dice que es “prueba, justificación y comprobación de la certeza o verdad de algo” y por otra que es la “impostura y falsa atribución de una culpa”. (s.f.)

Según Paula Sibilia, el acto de mostrar lo privado en lo público podría ser visto como una forma narrativa, una nueva manera de hacer autobiográficos en donde entra el pacto de lectura, donde el autor, el narrador y el personaje son la misma persona. Ella reflexiona sobre los nuevos medios de comunicación y que ellos podrían poner en duda la “veracidad” de estos relatos, ya que podrían aprovechar el anonimato o la audiencia para crear un espectáculo de una vida inventada.(Sibila, 2008). Si bien coincido con ella en que esto pasa, y mucho, en los medios digitales, considero que recientes movimientos sociales han creado una excepción a medias.

Por un lado considero que en el caso de los movimientos sociales, los testimonios públicos son un espectáculo porque efectivamente quieren llamar la atención de temas importantes y relevantes, puesto que al hacerlo se visibiliza un problema o situación que debería de cambiar en la sociedad o que muchos no sabíamos que existían. Por ese lado es válido tener espectadores y mostrarles la representación de cómo viven algunas minorías o sectores de la sociedad marginados: las mujeres.

Sin embargo, considero que justamente porque la tendencia, según Sibila,  es de crear un mundo de maravillas sobre sí mismo en la esfera pública, no tendría sentido dar un testimonio falso de alguna experiencia poco glamorosa como la es de acoso. Rompe con la fantasía de lo que uno podría crear en un espectáculo de su vida privada inventada y maravillosa. Es más, las personas que cuentan sus testimonios generalmente reciben represalias en especial cuando se trata de temas de género y no existen pruebas dado que el acto no lo permite (en casos de acoso sexual, por ejemplo). Se juzga a la víctima que relata el testimonio mas no de quien habla o de la situación a la que hace referencia. Entonces es importante tratar el tema de la extimidad -la exhibición de la intimidad- que comenta Sibilia en “La intimidad como espectáculo”, pero tomando en cuenta en qué casos el espectáculo deja de ser ficción y es considerado verás y por ende colabora con causas sociales.

Related Post